Vocabulario en tanatoestética y agencias funerarias

Vocabulario en tanatoestética y agente funerario

Cadáver.–El cuerpo humano durante los cinco primeros años siguientes a la muerte real.
Esta se computará desde la fecha y hora que figure en la inscripción de defunción en el Registro Civil.

Restos cadavéricos.–Lo que queda del cuerpo humano, terminados los fenómenos de destrucción de la materia orgánica, una vez transcurridos los cinco años siguientes a la muerte real.

Putrefacción.–Proceso que conduce a la desaparición de la materia orgánica por medio del ataque del cadáver por microorganismos y la fauna complementaria auxiliar.

Esqueletización.–La fase final de desintegración de la materia muerta, desde la separación de los restos óseos sin partes blandas ni medios unitivos del esqueleto hasta la total mineralización.

Incineración o cremación.–La reducción a cenizas del cadáver por medio del calor.

Conservación transitoria.–Los métodos que retrasan el proceso de putrefacción.

Embalsamamiento o tanatopraxis.–Los métodos que impiden la aparición de los fenómenos de putrefacción.

La tanatopraxia.– es el conjunto de técnicas practicadas en un cadáver para conseguir detener, temporal o definitivamente, el proceso de descomposición.

La Tanatoestética.– Consiste en preparar, arreglar y maquillar al difunto (afeitado, peinado, disimular moratones, cortar o pintar las uñas del fallecido, etc.).

Tanatopractor.– Profesional que habiendo superado las pruebas adecuadas, está especializado para hacer uso de las técnicas utilizadas en la Tanatopraxia.

Refrigeración.–Los métodos que, mientras dura su actuación, evitan el proceso de putrefacción del cadáver, por medio del descenso artificial de la temperatura.

Radioionización.–Destrucción de los gérmenes que producen la putrefacción, por medio de radiaciones ionizantes.

Féretro, féretro de traslado y caja de restos.–Los que reúnan las condiciones fijadas, para cada uno de ellos, a efectos de la utilización obligatoria del que corresponda en cada caso se distinguen las clases de féretros siguientes:
a) Común: Estará construido con tablas de madera de 15 milímetros de espesor mínimo y unidas sólidamente entre sí, sin abertura alguna entre ellas. La tapa encajará convenientemente en el cuerpo inferior de la caja. Podrá ser sustituida la madera por otros materiales, siempre que hayan sido aprobados por la Dirección General de Sanidad, mediante resolución publicada en el «Boletín Oficial del Estado».
b) De traslado: Estará compuesto de dos cajas. La exterior de características análogas a las de los féretros comunes, pero de madera fuerte y cuyas tablas tengan, al menos, 20 milímetros de espesor. Además será reforzada con abrazaderas metálicas que no distarán entre sí más de 60 centímetros.
La caja interior podrá ser:
1. De láminas de plomo de dos milímetros y medio de grueso mínimo soldadas entre sí.
2. De láminas de cinc, también soldadas entre sí y cuyo espesor, al menos, sea de 0,45 milímetros,
3. De cualquier otro tipo de construcción, previamente aprobado por la Dirección General de Sanidad mediante resolución publicada en el «Boletín Oficial del Estado».
Los modelos autorizados serán comprobados por las Jefaturas Provinciales de Sanidad en los almacenes de las empresas funerarias en el acto de las visitas de inspección a las mismas.
Los féretros de traslado serán acondicionados de forma que impidan los efectos de la presión de los gases en su interior, mediante la aplicación de válvulas filtrantes de gases u otros dispositivos adecuados.
c) Cajas de restos: Serán metálicas o de cualquier otro material impermeable o impermeabilizado. Sus dimensiones serán las precisas para contener los restos, sin presión o violencia sobre ellos.

Exhumación.– Desenterramiento de un cadáver.

Inhumación.– Enterramiento de un cadáver.

Agonía.– La agonia es el estado del individuo que precede a la muerte. Puede ser:

Lúcida: cuando se conserva el conocimiento
Comatosa: cuando existe pérdida de conocimiento.

Algor mortis.- Se denomina así al enfriamiento del cadáver. Es una disminución gradual de la temperatura del cuerpo que se realiza a razón de 1º C por hora

Autopsia (o necropsia).– Es el examen de un cuerpo después de su muerte con el objeto de determinar las causas de la misma.

Hipóstasis Cadavérica.- Acumulación de sangre en las partes más bajas después de muerto.

Livor Mortis (livideces cadavéricas).– Manchas extensas de color rojo-violáceo que aparecen en los cadáveres, debidos a la decoloración de la piel por rotura de los hematíes después de la muerte.

Medicina legal o forense.- Especialidad médica dedicada a cuestiones sobre la muerte, por ejemplo la causa de una muerte.

Médico forense.– Profesional de la medicina titulado para ejercer la Medicina legal.

Mortuorio.– Sala donde permanecen los cadáveres antes de ser inhumados o incinerados.

Muerte.– Es el cese total y definitivo de las funciones vitales del organismo. Se denomina también Fallecimiento, Defunción, Óbito, Deceso y Éxitus.

Policía Sanitaria Mortuoria.– La Policía Sanitaria Mortuoria, como parte integrante de la actividad de la Administración Pública en materia de Salud, abarca de manera general toda clase de prácticas sanitarias en relación con los cadáveres y restos cadavéricos, así como las condiciones técnico-sanitarias de los féretros, vehículos y empresas funerarias y de los cementerios y demás lugares de enterramiento.

Rigor mortis (rigidez cadavérica).– Agarrotamiento de los músculos por pérdida de elasticidad, que aparece en el cadáver entre media hora y dos horas después de la muerte.

Tanatorio.– Local o edificio de servicios funerarios, acondicionado con diferentes dependencias para realizar velatorios.

Velatorio.– Lugar donde se vela a un difunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.